Crónicas

PAREN DE FUMIGARNOS / Jorge Cadús
LAS BUENAS PRÁCTICAS PRO SOCIALISTAS

Durante la mañana del lunes 12 de noviembre se presentó en la Casa de Gobierno de Santa Fe el Programa de Buenas Prácticas Agropecuaria. De la reunión participaron el gobernador Miguel Lifschitz, la ministra de la Producción, Alicia Ciciliani, y autoridades de INTA, UNL, FAA y CARSFE. Un momento de tensión se registró en la presentación cuando representantes de la Multisectorial Paren de Fumigarnos ingresaron en el Salón, cubriéndose las caras con barbijos, e interpelaron a la ministra Ciciliani y al gobernador Miguel Lifschitz, a quien entregaron en mano una nota en representación de los vecinos de los pueblos fumigados, donde rechazan las llamadas Buenas Prácticas Agropecuarias –"son una tremenda falacia", dice la misiva- y sostienen que "tenemos sobradas y dolorosas pruebas de que con los agrotóxicos SIEMPRE hay enfermedad y muerte: para los productores, para los aplicadores, para los vecinos, para las escuelas rurales, y para quienes consumimos productos contaminados con plaguicidas, tal como lo demuestran los estudios".


LA MESA SERVIDA
De acuerdo con las autoridades de gobierno, el programa "Buenas Prácticas Agropecuarias Santa Fe" también contempla "una serie de acciones que tienen por finalidad fortalecer la producción sustentable de alimentos, cuidando la salud del medioambiente y de la población".
La iniciativa –producto del acuerdo de sectores socialistas y de la Alianza Cambiemos- tiene como objetivo, apenas, consolidar "el cumplimiento efectivo de la Ley Provincial de Productos Fitosanitarios y la de Conservación y Manejo de Suelos"; "facilitar el ordenamiento local de la gestión de los fitosanitarios en comunas y municipios", y "fortalecer el entramado institucional y la interacción con las entidades del sector".
"Se trata de sentar a la mesa a quienes pueden ser parte de la solución y buscar un camino inteligente para resolver los problemas" indicó Miguel Lifschitz, soslayando la ausencia en la convocatoria de los principales protagonistas del tema: los vecinos de los pueblos fumigados.
A su turnio, la ministra de Producción santafesina, Alicia Ciciliani, señaló que "hay que entender que no hay una dicotomía entre la producción y el cuidado del medio ambiente y de la salud".
El Programa consta –en palabras del secretario de Agricultura, Juan Manuel Medina, de una "red de implementadores" del programa, presentes uno en cada departamento de la provincia, para "asegurar el acceso a las Buenas Prácticas Agropecuarias". Al mismo tiempo, se implementará la receta agronómica online, "que va a permitir controlar la aplicación de fitosanitarios y sistematizar la información"; además de un sistema de denuncias online "para que los ciudadanos puedan informar, a través de la web, las aplicaciones que no fueron realizadas correctamente".
Nada nuevo bajo la lluvia de agrotóxicos.

Un momento de tensión se registró en la presentación cuando representantes de la Multisectorial Paren de Fumigarnos ingresaron en el Salón, cubriéndose las caras con barbijos, e interpelaron a la ministra Ciciliani y al gobernador Miguel Lifschitz, a quien entregaron en mano una nota en representación de los vecinos de los pueblos fumigados, donde rechazan las llamadas Buenas Prácticas Agropecuarias –"son una tremenda falacia", dice la misiva- y sostienen que "tenemos sobradas y dolorosas pruebas de que con los agrotóxicos SIEMPRE hay enfermedad y muerte: para los productores, para los aplicadores, para los vecinos, para las escuelas rurales, y para quienes consumimos productos contaminados con plaguicidas, tal como lo demuestran los estudios".
"Más de 800 trabajos de investigación publicados internacionalmente en revistas científicas nos avalan. Además, la OMS a re-categorizado al glifosato, principal agrotóxico utilizado, como 'probable cancerígeno', como así también al 2,4D, el otro herbicida más utilizado en los cultivos", señala el documento, que puntualiza: "Quisiéramos que nos muestren al menos UN trabajo del mismo nivel (que no provenga de las multinacionales que venden dichos venenos) donde se demuestre lo contrario, esto es, que son 'inocuos'. Y si aún queda alguna duda razonable, es obligación de los poderes públicos cuidar de la salud y el bienestar de la población aplicando sin dudar, el principio precautorio, establecido por nuestra Constitución Nacional y por la Ley General del Ambiente".

LA CARTA
A continuación, el texto completo de la misiva entregada al gobernador Miguel Lifschitz en la Casa de Gobierno.

Santa Fe, 12 de noviembre de 2018.-
Sr Gobernador de la Provincia de Santa Fe
Ing. Miguel Lifschitz
Sra. Ministra de la Producción
Contadora Alicia Ciciliani.

En nombre de los pueblos fumigados de la Provincia nos dirigimos a Uds. con el propósito de manifestarles que:

-Los agrotóxicos, mal llamados “fitosanitarios”, son venenos y por lo tanto perjudiciales para la salud del ambiente en el que estamos incluidos todos los seres vivos y en particular los seres humanos.

-Que no existen las Buenas Practicas Agricolas (BPA) si con ello se quiere significar que son inocuas, cuando lo que se arrojan al ambiente, son venenos.

-Que por otro lado, las tan mentadas BPA, son un tremenda falacia dado que las derivas primaria secundaria y terciaria, provocadas por la evaporación de las aplicaciones hasta 24 y 36 hs post aplicación son incontrolables (puesto que la naturaleza es incontrolable) y llegan a varios km. de distancia del lugar de la aplicación.
Está probado técnicamente que no más de un 40% del producto utilizado llega a destino (en las aplicaciones terrestres; en la aéreas mucho menos) el resto se disipa en el aire y es transportado por los vientos o es devuelto al nivel suelo (sobre las poblaciones) con las lluvias.

Los vecinos de los pueblos fumigados afirmamos y tenemos sobradas y dolorosas pruebas de que con los agrotóxicos SIEMPRE hay enfermedad y muerte: para los productores, para los aplicadores, para los vecinos, para las escuelas rurales, y para quienes consumimos productos contaminados con plaguicidas, tal como lo demuestran los estudios realizados por las agencias nacional y provincial.
Más de 800 trabajos de investigación publicados internacionalmente en revistas científicas nos avalan. Además, la OMS a recategorizado al glifosato, principal agrotoxico utilizado, como “probable cancerígeno”, como así también al 2,4D, el otro herbicida mas utilizado en los cultivos.
Quisiéramos que nos muestren al menos UN trabajo del mismo nivel (que no provenga de las multinacionales que venden dichos venenos) donde se demuestre lo contrario, esto es, que son “inocuos”. Y si aún queda alguna duda razonable, es obligación de los poderes públicos cuidar de la salud y el bienestar de la población aplicando sin dudar, el principio precautorio, establecido por nuestra Constitución Nacional y por la Ley General del Ambiente.

-Hace más de 10 años que la Legislatura de la Provincia de Santa Fe se resiste a aprobar una actualización de la ya perimida Ley 11.273/95 de Fitosanitarios.

Solicitamos encarecidamente al Sr. Gobernador y a la Sra. Ministra que, en lugar de vender espejitos de colores con las mal llamadas Buenas Practicas Agricolas, intercedan ante los legisladores para que de una buena vez tengamos una ley de regulación de agrotóxicos que proteja mínimamente la salud de nuestros pueblos.

Sr Gobernador, Sra Ministra de la Producción, afirmamos que Buenas Practicas Agrícolas es no utilizar venenos.

Saludamos al Sr. Gobernador y a la Sra. Ministra con nuestra mayor consideración
Por la Multisectorial Paren de Fumigarnos Santa Fe.

**//**



Jorge Cadús: Es periodista. Es redactor de la revista Postales, de Prensa Regional (edición papel) y colaborador de varias páginas web de noticias. Forma parte del grupo editor del Proyecto Alapalabra, de Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario. Publicó "Postales de un desierto verde" (Tropiya ediciones, 2005); "Un tiempo ayer ceniza. Historias de la dictadura en el sur de la provincia de Santa Fe" (EMR, 2006) junto a Facundo Toscanini; "Combatiendo al capital. 1973-1976. Rucci, sindicatos y Triple A en el sur santafesino" (EMR, 2009), en colaboración con Ariel Palacios; "La Transa. Crónicas del narcotráfico" (Grupo Editor Postales) y "Los días que vivimos en peligro. La destrucción del trabajo en la región" (Editorial La Chispa, 2018). En TV fue director periodístico de "Audiencia Debida. Crónicas del sur", "Estación Sur. En los rieles de la patria" y "Tercer Tiempo. El relato salvaje" (Cablevisión Alcorta / Sacks Paz Televisora). Actualmente produce y conduce diariamente "Estación Sur" en Radio Imagen (Alcorta, 106.7 Mhz) y FM Libertad (Wheelwright, 103.5).